novelas en los telefonos moviles

kentai.jpgDe las diez novelas más vendidas el año pasado, cinco fueron originalmente novelas para celular. Las escribe una generación que tipea con los pulgares y cuenta a través de mensajes de texto. Sus detractores le achacan la falta de calidad literaria; sus lectores dicen que se trata de un nuevo género.Hasta hace muy poco, las novelas para celular eran desdeñadas en Japón porque se las consideraba un subgénero indigno del país que hace mil años le dio al mundo su primera novela, La historia de Genji. Pero el mes pasado, el ranking de fin de año de los best sellers mostró que las novelas para celular, publicadas posteriormente en forma de libro, han conquistado al público y se imponen como un fenómeno masivo.
De las diez novelas más vendidas del año pasado, cinco fueron originalmente novelas para celular, la mayoría de ellas historias de amor escritas en las oraciones cortas características de los mensajes de texto. A diferencia de las novelas tradicionales, estas obras casi no desarrollan su trama ni sus personajes. El hecho ha desatado debates en los medios y en la blogosfera.
Una famosa revista literaria, Bungaku-kai, lanzó la pregunta en la portada de enero: “¿Las novelas para celular matarán al ‘autor’?” Entre los fans, dicen que son un nuevo género literario creado y consumido por una generación que ha leído, sobre todo, historietas. Los críticos, por su parte, creen que la preponderancia de las novelas para celular, debido a su escasa calidad literaria, apresurarán la declinación de la literatura japonesa.
La novela para celular nació en el año 2000. La gente de un sitio (Maho no i-rando) que se dedicaba a construir páginas Web se dio cuenta de que muchos usuarios estaban escribiendo novelas en sus blogs; entonces ofrecieron a los escritores en ciernes la posibilidad de subir las obras que estaban escribiendo y que los lectores las comentaran. Así nació la novela en serie para celular, pero el número de usuarios que subía novelas empezó a aumentar hace apenas dos o tres años, hasta llegar al millón de títulos hace un mes, según Maho no i-rando.
Al parecer, el boom habría sido impulsado por un hecho que nada tiene que ver ni con la cultura ni con las novelas: las compañías de telefonía celular tomaron la decisión de ofrecer la transmisión ilimitada de mensajes de texto como parte de sus tarifas mensuales. La mayor accesibilidad coincidió con la mayoría de edad de una generación de japoneses para quienes, desde la escuela primaria, los celulares fueron una parte de su vida más importante que la computadora: leían las novelas en sus celulares, aunque podían acceder a los mismos sitios por su PC. Escribían mensajes de texto con los pulgares, a una velocidad vertiginosa, y usaban expresiones, emoticones y notas musicales que nadie de más de 25 años podía descifrar.
“No fue que esos jóvenes sintieran el deseo de escribir y que casualmente los celulares estuvieran a su alcance”, dijo Chiaki Ishihara, un experto en literatura japonesa que ha estudiado las novelas para celular. “Por el contrario; en el transcurso del intercambio de mensajes, este instrumento llamado celular despertó en sus usuarios el deseo de escribir”. Según los editores, muchos novelistas de este campo nunca antes habían escrito ficción; y muchos de sus lectores nunca habían leído novelas.
Los escritores no cobran por su trabajo online, no importa cuántos millones de veces su obra sea visitada. El pago recién llega si las novelas son impresas como libros tradicionales. Los lectores tienen libre acceso a los sitios Web que muestran las novelas, o pagan a lo sumo uno o dos dólares por mes, pero los sitios obtienen la mayor parte de sus ganancias con la publicidad.

En las novelas para celular, los personajes son esquemáticos, las descripciones escasas y domina el diálogo. Mika Naito, novelista, ha comentado que “tradicionalmente los japoneses describen un escenario emocionalmente, como en la primera oración de la novela El país de la nieve, de Yasunari Kawabata: ‘El tren salió del largo túnel y se internó en el país de nieve’”.
“En las novelas para celular, no es necesario hacerlo”, agregó Naito, de 36 años, quien empezó a escribir este tipo de literatura a instancias de su editor. “Si uno limita la narración a determinado lugar, los lectores pierden familiaridad con lo que están leyendo”. Como están escritas en primera persona del singular, muchas de estas novelas parecen más bien diarios personales. Casi todas han sido escritas por mujeres jóvenes e indagan cuestiones del corazón.
Love Sky (Cielo de amor), la primera novela de una joven llamada Mika, ha sido leída por 20 millones de personas en celulares o en computadoras. Se trata de una obra lacrimógena donde hay sexo adolescente, violación, embarazo y una enfermedad mortal -cualidad sine qua non del género- que sin embargo captó la admiración de la generación joven. Su estilo responde estrictamente a los tics verbales de esos jóvenes y a la omnipresencia del celular. Publicada en forma de libro, llegó al primer puesto en la lista de best sellers el año pasado. También fue llevada al cine.
Rin, una joven autora de 21 años, dijo que las novelas tradicionales no conmueven a su generación. “La gente de mi generación no lee las obras de los escritores profesionales porque sus oraciones son difíciles de entender, su estilo es deliberadamente verborrágico y lo que cuentan no es familiar para nosotros”, dijo. “Por otra parte, yo comprendo que los japoneses de más edad no quieran reconocerlas como novelas. Los párrafos y las oraciones son demasiado simples, la trama es siempre predecible. Pero yo sí quisiera que se reconozca a las novelas para celular como género literario.”
Mientras la popularidad del género lleva a más gente a escribir este tipo de novelas, no faltan quienes se formulan una pregunta existencial: ¿puede una novela para celular no haber sido escrita en un celular? “Cuando uno escribe en la PC, el número de líneas es diferente y el ritmo también es diferente que cuando se escribe en un celular”, comentó Keiko Kanematsu, un editor de Goma Books, una firma que edita novelas para celular. “Hay fans duros que consideran que una novela para celular debe haber sido escrita en un celular”.
Pero otros opinan que el género literario no se define por el instrumento con que se escribe y por lo menos un miembro de la generación del celular se ha pasado a las computadoras. Hace un año, una de las estrellas de Starts Publishing, Chaco, salió del celular aunque escribe más rápido con el pulgar que en la PC. “Como escribía solamente en el celular, la uña del pulgar se encarnó y le produjo una lesión en el dedo”, explicó Matsushima, de Starts. “Además, desde que se pasó a la computadora su vocabulario se enriqueció, sus oraciones son más largas y mejores”.

Leido en “El taller literario”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: