Kokichi Mikimoto y las perlas cultivadas

kokichi mikimotoPara Kokichi Mikimoto, alcanzar la fama como Inventor de la perla cultivada no fue tarea fácil. Al igual que un escalador en plena conquista de una cima vírgen, Mikimoto tuvo que aunar una voluntad excepcionalmente tenaz y una imaginación sin límites para convertir en realidad un antiguo sueño: lograr cultivar perlas de apariencia perfectamente natural. Kokichi Mikimoto, que nació el 25 de enero de 1858 en Toba, un pueblecito de la región de Shima, era el primogénito de un modesto tendero, vendedor de fideos.

Pero su inclinación natural le lleva a interesarse rápidamente por el comercio de los productos del mar: una inclinación lógica para quien se ha criado en una ciudad portuaria. Con el paso de los años va creciendo la fascinación de Mikimoto por un famoso producto local: las perlas de Ise. Como se vendían a elevado precio, los pescadores de Ise las recogían sin restricción y cada año escaseaban más.

Movido por una devoción que le acompañó hasta el fin de sus días, Mikimoto decidió, a los 32 años, dedicar todas sus fuerzas y recursos a producir perlas cultivadas de una calidad reconocida en el mundo entero.

En 1888, Mikimoto instala en Shima el primer parque de moluscos perlíferos. Como entre miles de moluscos sólo en uno o dos de ellos se encontraban perlas naturales, se propuso descubrir si era posible cultivar perlas artificialmente -una proeza que hasta entonces nadie había conseguido realizar. Mikimoto aprende que “cuando entra en el molusco un objeto extraño que no se expulsa, el bivalvo lo va recubriendo con el nácar que segrega, convirtiéndolo al cabo de los años en una perla”.

Los biólogos de aquel entonces admitían que el cultivo de perlas era teóricamente posible, aunque nadie lo hubiera conseguido hasta entonces. Desbordante de entusiasmo ante la magnitud de tal desafío, Mikimoto vuelca toda su energía en esta tarea imposible. Quince años pasaron entre la invención de las perlas cultivadas semiesféricas y el descubrimiento, durante la primavera de 1905, de la primera perla redonda de igual perfección que una perla natural. Quince años durante los cuales Kokichi Mikimoto tuvo que vencer la oposición de las condiciones naturales y luchar contra mareas rojas devastadoras. Gracias a su victoria, dejaba de ser necesario resignarse a que la naturaleza desdeñara ofrecer sus encantos: cultivar perlas se había convertido en una realidad.

Kokichi Mikimoto registró la primera patente relativa a objetos biológicos, alcanzando rápidamente fama mundial.

Una respuesta

  1. trabajo en una joyeria y me encanta saber sobre perlas y diversidad de piedras presiosas y semi presiosas porque nuestros clientes son exigentes y tienen que ir a casa satisfechos con su compra esto enrriquese mas mi conosimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: