Genzai Kawakami

genzai20kawakami.jpgDurante la guerra del Bakumatsu (1853-1867) existieron cuatro grandes asesinos (hitokkiri) que pasaron a la historia del Japón. Genzai Kawakami es uno de ellos.

 

Nació en 1834, dicen que en el pueblo de Kumamoto y dentro del seno de la familia Komori, y le pusieron el nombre de Genjiro. Cuando quedó huérfano (no se sabe por que causa) fue adoptado por la familia Kawakami.

 

Se convirtió en monje budista y fue discípulo de Miyabe Teizo y Todoroki Muhe, de los que aprendió el arte de la guerra.

 

Su espíritu inquieto y su insatisfecha curiosidad, le hicieron dejar el monasterio, y su profunda creencia en el movimiento “sonno-yoi” (reverenciar al emperador y expulsar a los extranjeros) que el acuñó, le llevaron a convertirse en un héroe de leyenda para los Ishin Shishi, que luchaban para conseguir la abolición del shogunato y restaurar al emperador con todo su antiguo poder; eran opositores a la figura del Shogun Tokugawa, que era quien detentaba realmente el poder en esa época antes de la guerra del Bakumatsu, siendo el Emperador una figura solamente representativa sin poder real.

Fue durante esa guerra que cambio su nombre de Kawakami Genjiro a Kawakami Genzai, y así ha pasado a la historia como el más terrible y sanguinario de los cuatro asesinos del Bakumatsu, ya que la cifra de asesinados por su mano se cuentan en mas de un centenar, entre los cuales figura Kuma Shouzan, uno de los más grandes samurais de la era Edo y acérrimo defensor del shogunato.

 

Terminada la guerra, cambio su nombre y se hizo llamar Takada Genbe.

 

A pesar de que fue en gran parte gracias a sus asesinatos que los Ishin Shishi consiguieron su objetivo, cuando la guerra terminó se convirtió en una molestia porque se opuso a la apertura de fronteras y a la desaparición de los samuráis, algo que propiciaba el nuevo gobierno Meiji, y que iba en contra de los ideales por los cuales había estado luchando y matando. Ese fue, probablemente, el motivo por el que le ejecutaron acusándolo de un asesinato que, ironías del destino, él no había cometido. Fue ejecutado por un amigo, Kido Takayoshi, en el cuarto año de la era Meiji (1871).

 

Su estilo de kenjutsu era el Furanui Ryu, que se caracterizaba por ataques de una velocidad extrema. Su aspecto era delgado y parecía fragil, aspecto que utilizaba para que sus enemigos le subestimaran. Incluso dicen que podía disfrazarse de mujer de una forma absolutamente creíble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: