Terremotos

Japón se encuentra situado en el extremo occidental del Cinturón de Fuego del océano Pacifico y su capital, Tokyo, se levanta justo encima del punto de unión de tres enormes placas tectonicas. Por ello es uno de los países sismicamente mas inestables de todo el planeta y uno de los que en la actualidad tiene un numero mayor de volcanes activos.

_40853771_japon1.jpgNo es de extrañar, pues, que los japoneses tengan verdadera obsesión por la seguridad sísmica de los edificios donde viven y trabajan. Con un registro de seísmos que supera los 1.500 al año, en las escuelas se imparte la asignatura de prevención de terremotos y se realizan con frecuencia simulaciones de catástrofes, ensayos que nadie se toma a broma.

Muchos japoneses recuerdan el terremoto de 6,8 grados en la escala de Richter que asoló Kobe el 17 de enero de 1.995. Con un balance de mas de 6.000 muertos y de 30.000 heridos, el Gran Terremoto Hanshin-Awaji causo centenares de incendios que empeoraron aun mas las consecuencias sociales y económicas de la catástrofe. En la memoria quedan las imágenes de los edificios destruidos y de las carreteras hundidas de esa ciudad.

licuacion.jpgTambién Tokyo padeció uno de los terremotos mas terribles de los tiempos modernos, diez veces mas devastador que el de Kobe, pues se estima que llegó a superar los 8 grados de magnitud en la escala de Richter. El Gran Kanto, como se le llamo popularmente, se abatió sobre las ciudades de Tokyo, Yokohama y sus alrededores el 1 de septiembre de 1923, y se cree que causó la muerte a mas de 140.000 personas. La combinación de efectos del terremoto con los incendios posteriores causo una catastrofe que, todavía hoy, mas de 80 años después, condiciona el funcionamiento diario de la ciudad. Sobre todo porque los estudios realizados estiman que el intervalo de tiempo en el que la falla genera y libera su energia es precisamente de 80 años, por lo que los japoneses saben que solo les queda estar prevenidos y preparados.

kobe despues del terremoto de 1995

Tradicionalmente, los edificios japoneses han sido de madera por la mayor flexibilidad de este material ante los temblores, pero para proteger los modernos rascacielos de la capital nipones los ingenieros han tenido que diseñar otros ingenioso mecanismos, como bases móviles que absorben la energía del terremoto o, mas recientemente, el desarrollo de un hormigón que integra etiquetas electrónicas que miden la resistencia que puede ofrecer el edificio a un movimiento sísmico. El informe del estado parasismico de un edificio puede variar el valor de la propiedad.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 71 seguidores

%d personas les gusta esto: